16/04/2013

Enfermedades comunes del Verano

deshidratacion en verano - Enfermedades comunes del Verano
¿Cómo prevenir y tratar adecuadamente diarreas, calambres, deshidratación y golpes de calor?

En verano se observan con más facilidad que en otra época del año patologías como diarreas, calambres, deshidratación o golpes de calor. Todos facilitados por las altas temperaturas de esta estación. Muchos son muy graves; más aún cuando aparecen en determinados sectores de la población como son los niños o los ancianos, sobre todo si estos últimos padecen de enfermedades crónicas.

Diarreas estivales:

En verano es muy importante tomar precauciones para evitar este tipo de problema por la facilidad con la que pueden contaminarse los alimentos debidos al calor. Es necesario una buena higiene, una manipulación adecuada y conservación en frío cuando no se vayan a tomar inmediatamente.

La diarrea aguda aparece cuando el aparato digestivo intenta liberarse de toxinas o alimentos nocivos o en mal estado que se han ingerido. Es un mecanismo de defensa del organismo, y como tal no hay que suprimirlo con productos ni medicación astringente (antidiarreicos). Estar a dieta sin alimentos sólidos ese día, o al menos 12 h en adultos, y tomar solo limonada alcalina, para que el organismo pueda limpiarse e hidratarse convenientemente. Después y cuando iniciemos la alimentación, es conveniente tener en cuenta que es preciso seguir una dieta adecuada durante los días posteriores al episodio. Vigilar muy atentamente a niños y ancianos porque un cuadro diarreico para estos grupos, que fácilmente se deshidratan, es muy peligroso. Acudir al médico ante la duda, y sobre todo si aparece fiebre o sangre en las heces.

Preparación limonada alcalina:

Fórmula para rehidratar. Ingredientes:
1 litro de agua hervida o mineral + 2 cucharadas soperas de azúcar + 1 cucharadita de sal + 1 cucharadita de bicarbonato y una taza de zumo de limón (zumo de 2 ó 3 limones). Beber poco a poco.

Trastornos y patologías debidas al calor:

Los calambres por calor (sobre todo en pantorrillas y muslos) se producen tras efectuar ejercicio intenso en ambiente caluroso y desaparecen reponiendo líquidos y sales (500cc de agua con una cucharadita de sal disuelta) o bebida isotónica (deportiva).

La temperatura ambiental alta produce trastornos en el organismo que van gradualmente desde los calambres por calor hasta la forma más grave que es el golpe de calor, donde la persona puede incluso llegar al coma y la muerte. Es necesario prevenir la Deshidratación.

Deshidratación:

Es importante para evitar la deshidratación beber entre dos y tres litros de agua o líquidos al día, y aumentar esta cantidad cuando se hagan deportes o trabajos al aire libre con altas temperaturas exteriores. Evitar el consumo de alcohol que favorece la deshidratación y aumentar la ingesta de alimentos ricos en agua como son las frutas y verduras.

Cuando haya sudoración, dolor de cabeza, náuseas, calambres o debilidad, y aunque la temperatura corporal sea normal, el tratamiento inmediato será refrescarse, ponerse a la sombra, darse un baño o ducha, aligerarse de ropa y beber líquidos frescos.

Los grupos más vulnerables a la deshidratación o a los golpes de calor son las personas mayores de 65 años, los niños menores de 4 años, los obesos, enfermos mentales y personas con enfermedades crónicas (en especial con problemas cardíacos e hipertensión).

Hay sustancias y medicamentos que pueden favorecer la aparición del Golpe de Calor como son el alcohol, la cafeína, o medicamentos como tranquilizantes o diuréticos entre otros.

Un comentario

  1. Amparo dice:

    Gracias por tus consejos nuestros peques y abuelos estarán este verano muy refrescados Gracias Carmen Sana

Deja un comentario